8 de noviembre de 2016

'Nature' pide cambiar el modelo de investigación para favorecer al científico joven

El último número de Nature dedica un especial a las necesidades de los jóvenes investigadores. En un editorial, la revista pide menos presión para publicar, más apoyo administrativo y de gestión, y más facilidad para optar a becas y ayudas.

El último número de Nature (Volume 538 Number 7626 pp427-548 ) dedica un especial al presente y futuro de los nuevos investigadores, y a la realidad y los problemas que afrontan en su día a día. En un editorial, la revista admite que los jóvenes científicos "afrontan un trabajo más duro y competitivo" que anteriores generaciones: "La investigación es ahora más difícil", concluye.

Nature lamenta la "inseguridad de los años posdoctorales y la falta de apoyo para consolidar su desarrollo". El texto hace una petición concreta a universidades, centros de investigación, financiadores e investigadores senior: "Los investigadores necesitan ayuda en su lucha diaria y la introducción de mejoras específicas".

Una de las principales preocupaciones de Nature es la falta de tiempo que el científico tiene para la que debería ser su labor principal: investigar. Según los resultados de una encuesta publicada este año por la revista, los investigadores sólo dedican un 38 por ciento de su tiempo a investigar. Otro 20 por ciento lo dedican a enseñar, un 16 por ciento en preparar y redactar publicaciones científicas, un 11 por ciento en tareas administrativas, un 10 por ciento en la búsqueda de becas y financiación y un 5 por ciento en el manejo y almacenamiento de información.

Según el editorial, la excesiva competencia y falta de tiempo "provoca que los jóvenes investigadores sean más conservadores y menos ambiciosos". Al mismo tiempo, surge una tendencia preocupante: los científicos publican pequeños avances en ámbitos cada vez más restringidos, ante la dificultad de perseguir grandes hallazgos o responder preguntas relevantes: "Así no es como debería funcionar la ciencia", señala Nature.

El apoyo que precisan los jóvenes investigadores es, en buena parte, de financiación, para darles más herramientas y facilidades administrativas y de gestión, con recursos que garanticen un mejor manejo de su tiempo y de la capacidad de acceso a becas y ayudas.

Como colofón, Nature pide que las instituciones y los agentes financiadores "cambien la tiranía de las métricas que obliga a buscar siempre más publicaciones y un mayor factor de impacto, buscando alternativas para reconocer el talento de las nuevas generaciones de científicos en un sistema que ya no sirve a sus propósitos.

Autor: Redacción
Twitter: <@diariomedico>
Fuente: <http://www.diariomedico.com/>
Publicar un comentario