19 de noviembre de 2016

La editorial Short Édition y sus máquinas expendedoras de relatos cortos

De Short Édition Distributeurs
Todos hemos visto máquinas expendedoras de libros en estaciones de metro y tren, previo pago de su importe, claro. Ahora la empresa editorial francesa Short Édition, creada en 2011, continua la idea pero cambia el concepto. Empezaron instalando unas máquinas en la estación de tren de Grenoble. También expendedoras, pero en vez de libros, dispensan cuentos y relatos breves. Ninguna marca, ningún eslogan. Solo un nombre claro y conciso: distributeur d’histories courtes. Simplemente basta con apretar un botón y listo. Ah, y sin gastar un euro.

Se trata de textos de un folio de extensión y de todos los géneros, también infantiles. Además, los botones están numerados (uno, tres y cinco), que son los minutos que tardas en leer los textos. La iniciativa tuvo un éxito enorme, que ya es mérito en este mundo digital en el que vivimos. Así que no han tardado en distribuir muchas más máquinas en los más diversos sitios. También se está extendiendo y ya ha llegado a Estados Unidos. Yo me pregunto si las veremos por aquí.

Además de la gratuidad del servicio, también es ilimitado. Das al botón las veces que quieras y lees lo que sea, porque el texto es aleatorio y no tiene en cuenta el gusto del consumidor. Más de 5 000 autores y más de 250 000 historias con forma de microrrelatos, micronovelas, poesía… Todo el proceso de elección, funcionamiento y lectura no lleva más de 20 minutos.

Una forma distinta de ocio cultural rápido e interesante, al alcance de cualquiera y en cualquier momento. Primero una estación de tren, ahora muchas estaciones más, de autobús, de metro, en la sala de espera del hospital, una cafetería, un museo; incluso en el supermercado o casi en el parque.

Favorece el intercambio de cultura y el lector tiene la posibilidad de elegir sus cuentos y autores preferidos, a quienes les proporciona visibilidad. Short Édition se propone ayudar a esos autores y sus obras cortas a hacerse un lugar en los gustos literarios de lectores en general, pero también de periodistas, libreros y de quien sea. Simplemente los autores envían sus textos a través de la web y un comité editorial formado por lectores internautas los evalúan y deciden su publicación. Dichos textos también están disponibles online y se pueden leer en cualquier dispositivo electrónico.

Aquí, y sobre todo en las grandes ciudades, existen las iniciativas como la de Libros a la calle. O las de ir dejándolos en distintos sitios de la ciudad para que alguien los encuentre, los lea y los devuelva. Bien, quizás un día nos encontremos una de estas máquinas en cualquier rincón. Ojalá.

Para más información, la web de Editorial Short Édition.

Autor: Mariola Díaz-Cano Arévalo
Twitter: <@Mariolawhite>
Fuente: <http://www.actualidadliteratura.com/>
Publicar un comentario