18 de octubre de 2016

Quién gana cuando el libro es gratis: la red tras el primer detenido por piratear en España

Un detenido en Valencia, el primero por cargar en la red libros obtenidos y ofrecidos ilegalmente, suministraba enlaces a libros electrónicos a 400 páginas

El fenómeno de la piratería del libro en España es difícilmente cuantificable, como sucede con cualquier actividad que se desenvuelve en el campo de la ilegalidad. Pero es muy posible que el 15% de los españoles consuman libros descargados ilegalmente y que por cada libro digital adquirido legalmente, siete de descarguen de forma gratuita. ¿Pero qué esconde este gratis? ¿Se trata de un mero ejemplo de economía de intercambio, un altruista modo de compartir el acceso libre a la cultura, o lo único que cambia es quién gana dinero -nadie relacionado con la creación y cuánto -poco-?

La reciente operación del Cuerpo Nacional de Policía en València, en la que por primera vez se ha detenido en España a una persona con una "constante dedicación" al pirateo de libros electrónicos (un caso anterior afectó a una página de enlaces a series), ilustra cómo funciona el sistema.

Suministrador de 400 páginas de enlaces

El detenido en València fue señalado por el Centro Español de Derechos Reprográficos (Cedro) como uno de los más activos 'uploaders'. El detenido adquiría legalmente libros electrónicos y reventaba las protecciones anticopia, o copiaba libros ya 'crackeados' por otros usuarios. "En un solo foro de Internet subió de forma ilícita más de 11.000 aportes, provocando que más de 400 páginas dedicadas a compartir 'e-books' gratis estuvieran ocupadas por las obras que subía", ha informado el Grupo Antipiratería de la Policía Nacional.

El pirata, explican los responsables de la operación, subía los libros pirateados a servidores de descargas (tras el cierre del más conocido Megaupload, no han dejado de crecer alternativas). El perjuicio económico causado por su actividad, sostienen, alcanza los 400.000 euros. ¿Y el beneficio? Según la policía, que ha intervenido documentación bancaria, el detenido recibía transferencias de los gestores de los servidores en función del número de entradas (y estos a su vez obtienen beneficio de la multitud de anuncios que aparecen durante el proceso de descarga a los usuarios).

Un cambio de tendencia

En esta transacción no aparecen las páginas de descargas que, como alegan sus responsables, ni pagan a quien deposita el contenido de los servidores, ni almacenan los contenidos ilegales. Aunque también hagan negocio como puente entre unos y otros (de nuevo, con publicidad de por medio) y según la ley de propiedad intelectual vigente puedan ser clausuradas si el titular de un contenido las denuncia.

Así que repasemos los beneficiarios de la operación: un particular que piratea libros desde su casa en Valencia, los propietarios de webs de enlaces, los propietarios de servidores en terceros países (e indirectamente, las compañías de telecomunicaciones y los fabricantes de dispositivos lectores). La operación, al haber conseguido actuar sobre el suministrador de contenido, según Cedro "supone un hito sin precedentes en la lucha contra la piratería de libros y puede implicar un cambio de tendencia en la persecución de este tipo de delitos".

Y recordemos quién pasa a dejar de ver un solo euro por cada lectura gratuita: el autor que ha escrito el libro (cerca del 10% del PVP; algo más en digital, con el precio del libro aproximadamente un 50% más barato que en papel), el distribuidor y el librero digital o físico (sobre el 60% en el libro físico y algo menos en el digital), y el editor (el 30%, de donde sale su beneficio y la retribución de traductores, correctores, diseñadores, empresas de artes gráficas o servicios digitales...) Un ecosistema económico que da trabajo a 80.000 personas en España, y unos ingresos a Hacienda que solo en IVA asciende a 100 millones de euros. Y que incluso sin piratería tiene algunos de sus eslabones amenazados, sean los libreros por el mercado digital, sean los editores por la autoedición.

Autor: Ernesto Álos
Twitter: <@ernestalos>
Fuente: <http://www.elperiodico.com/>
Publicar un comentario