15 de enero de 2016

La transformación digital del sector editorial educativo

El último informe anual de Omniprom sobre el libro en México se centra principalmente en el aprendizaje digital, tal es así que le dedica a este tema tres capítulos en los que se refiere al desarrollo del talento en organizaciones, el aprendizaje colaborativo y la transformación que ha supuesto la tecnología digital en el sector editorial educativo. Este último capítulo, escrito por Ana Isabel Calvo Villalba comienza refiriéndose a que esta transformación no solo se ha dado a nivel de la industria editorial, sino también en los modos de aprender, por lo que han tenido que modificarse los métodos tradicionales de enseñanza. Para hacerle frente, propone un nuevo marco empresarial a partir de ocho puntos, que bien se pueden proyectar al sector editorial en general:
  1. Las editoriales deben contar con especialistas que puedan adaptarse a las nuevas necesidades.
  2. La estrategia por encima de la tecnología.
  3. Impulsar la digitalización (en áreas como información, comunicación, creación de contenidos, seguridad y resolución de problemas).
  4. Gestión del talento editorial.
  5. Adaptación a los medios sociales.
  6. Conocimiento y manejo de datos.
  7. Actitud de aceptación del riesgo.
  8. Colaboración interna y externamente, incluso con competidores.
  9. Por otro lado, menciona el caso de los libros de texto en España, en cuyo paso hacia la digitalización se ha seguido el modelo tradicional de un libro de texto de «arquitectura cerrada» (es decir, un simple paso de libros de papel a un formato digital), lo que podría dificultar el desarrollo de habilidades para el aprendizaje.
Efectivamente, la era digital ha traído consigo nuevas maneras de aprender y la educación formal, hasta ahora, no parece haberle seguido el ritmo. Como dice Calvo Villalba:
«se aprende más cuanto más interactivo, práctico, real y participativo sea el proceso de aprendizaje, todo lo contrario al diseño con contenidos cerrados y clausurados en las secuencias de aprendizaje. Y porque los contenidos ya no son un secreto celosamente guardado sino un bien superabundante accesible a través de múltiples dispositivos (véase los más de 900 millones de recursos educativos abiertos que están disponibles), que hacen del aula tradicional un espectáculo que no motiva a nuestros alumnos y frustra a nuestros docentes»
Pero ese no es el único problema para las editoriales educativas, una nueva pedagogía que incluya lo digital depende, además de materiales adecuados, de que se cuente con las herramientas necesarias, del nivel de conocimiento sobre las herramientas por parte de los docentes y una conexión de internet eficiente.

Según un estudio del Gabinete de Comunicación y Educación de la Universidad Autónoma de Barcelona y Aula Planeta (2014), citado por la autora, el 57% de los profesores tiene una actitud positiva ante los materiales digitales, llegando a considerar incluso que podrían reemplazar al libro de texto tradicional en el futuro. No obstante, quedan muchos problemas por resolver para hacerlo posible.

Además de los temas de educación y aprendizaje, el informe de Omniprom cuenta con ensayos sobre la industria editorial en México y en Colombia, las librerías y algunos casos específicos. Puedes descargarlo completo, en formato EPUB, desde aquí.



Fuente: <http://www.anatomiadelaedicion.com/>
Publicar un comentario