22 de diciembre de 2015

Todo científico debe saber qué es el factor de impacto

La jefa del centro de apoyo informativo a la actividad educativa y científica de la Universidad Nacional de Investigaciones Nucleares MIFI, Tatiana Stukálova, cree que hoy es insuficiente ser un buen profesor y escribir artículos científicos, sino también es necesario saber elegir revistas para publicarlos y dominar herramientas bibliométricas.

En la Universidad Nacional de Investigaciones Nucleares MIFI se celebró la conferencia científica "La Comunicación en la Sociedad Multicultural". La jefa del centro de apoyo informativo y bibliotecario a la actividad educativa y científica de esta universidad, Tatiana Stukálova, respondió a las preguntas de la corresponsal de RIA Novosti, Yulia Osipova.

Durante la conferencia "Comunicación en la Sociedad Multicultural" celebrada en la Universidad Nacional de Investigaciones Nucleares MIFI usted declaró que es necesario incrementar el número de publicaciones hechas por los científicos y profesores. ¿Quién y para qué lo necesita?

Para las universidades rusas este tema reviste mucha actualidad, porque el número de publicaciones y citas son los indicadores más importantes para entrar en rankings internacionales. Para incrementar el número de publicaciones se aplican métodos distintos.

Muchas universidades exigen que los aspirantes a cargos docentes tengan publicaciones en las revistas incluidas en las bases de datos de Web of Science y Scopus, y toman en consideración no sólo el número de publicaciones sino la calidad de las revistas.

Es evidente que la gama de incumbencias del personal docente está ampliándose. Ya es insuficiente sólo ser un buen profesor y escribir artículos científicos, también es necesario saber elegir revistas para publicarlos, orientarse en un flujo infinito de la literatura científica, usar servicios informativos de las bibliotecas y bases de datos que recogen las citas, así como dominar herramientas bibliométricas.

¿No es demasiada pesada la carga para el personal docente? Deben ser pedagogos, científicos, gerentes, especialistas en relaciones públicas, es decir, deben componer planes de estudio, participar en las investigaciones científicas y seguir los índices h de Hirsch.

La carga sí que es grande y es así desde 2012 (el Decreto presidencial Nº 599 del 7 de mayo de 2012 "Sobre medidas para aplicar la política de Estado en el ámbito de educación y ciencia"), aunque muchos sólo ahora empiezan a entender lo importante y complicado que es todo esto. Sin orientarse en los mecanismos de publicación, los profesores tampoco podrán entender el objetivo final que consiste en la integración en el espacio global de ciencia y educación

Científicos extranjeros gastan más tiempo en escribir artículos e informes que en los experimentos científicos y el procesamiento de resultados. Científicos rusos, al contrario, investigan más y escriben menos, sin llevar adelante en varios casos la investigación hasta el resultado final: su publicación en revistas científicas de prestigio.

Según muestra la experiencia, el nivel de dominio de herramientas bibliométricas que manifiestan muchos científicos, no es lo suficientemente alto, siendo esto aplicable a todos los participantes en el proceso educativo, incluidos los estudiantes de últimos años, de maestría y de posgrado. De una manera u otra, todos deben estar involucrados en este proceso, tener un nivel mínimo de conocimientos y habilidades en el ámbito de cienciometría.

¿Qué incluye este nivel mínimo?

Ante todo, el índice h de Hirsch, el factor de impacto de una revista, el factor de impacto promedio o conjunto de las revistas en que fueron publicados los artículos, índices de citas. En la mayoría de los casos se analizan los artículos publicadas por una entidad o un científico en un período determinado, la llamada "ventana de publicación". El período que se llama "la ventana de citación" no es menos importante.

El nivel mínimo supone también la habilidad para trabajar con bases de datos como Scopus, Web of Science, RINZ (índice ruso de citación científica), usar servicios de navegación empleando los recursos bibliotecarios de la universidad ("servicios de descubrimiento").

No es difícil llegar a dominar todo esto. En MIFI hasta se imparte una asignatura especial: "Espacio informativo del profesor del centro de enseñanza superior de ingeniería" para los estudiantes de posgrado quienes llegan a dominar tecnologías de uso de servicios informativos especiales tomando como ejemplo SciVal e InCites (aplicaciones de evaluación científica para Scopus y Web of Science), herramientas para llevar a cabo un análisis comparativo de la actividad científica. El programa incluye el estudio de los fundamentos de la redacción académica (Academic Writing) a tenor con los estándares internacionales en esta área. Próximamente, una asignatura similar será impartida a todos los estudiantes.

¿Quién ocupa el primer puesto en MIFI por el número de publicaciones?

Uno de los autores que lideran por el número y la calidad de publicaciones es Nikolái Kudriashov, Cátedrático de Matemática Aplicada con el rango de vicerrector de la Universidad Nacional de Investigaciones Nucleares MIFI. Sin tomar en consideración sus coautores, este estudioso publica anualmente de 10 a 15 artículos en las revistas de la categoría más alta en esta área.

En nuestra universidad hay muchos científicos con altos índices de publicación, lo que ponen de relieve los puestos que ocupa la universidad en rankings internacionales de centros de enseñanza superior. La tarea consiste en involucrar en el proceso de publicación al personal docente que manifiesta poco activismo en este ámbito y a los estudiantes de posgrado que no poseen tal experiencia. En la mayoría de los casos, se trata del personal científico de las Cátedras de Ciencias Sociales y Humanidades: Filosofía, Sociología, Historia, Lingüística.

¿Son éstas las cátedras que escriben más que otras?

Efectivamente, pero escriben más que otras en ruso. A estas disciplinas les cuesta integrarse en el mundo científico del habla inglesa. Naturalmente, hay revistas rusas en materia de Humanidades incluidas en Scopus, por ejemplo, "Voprosi psicologii" (Cuestiones de Psicología), "Rossiyskaya historia" (La Historia Rusa), etc., pero es difícil publicarse en ellas, porque son revistas académicas. Se debe buscar otras posibilidades, por ejemplo, ampliar la cooperación con universidades extranjeras en el ámbito de investigaciones en Humanidades.

Hace poco, agencias de calificación internacionales cambiaron la metodología empleada para determinar el ranking de universidades y dejaron de tomar en consideración las publicaciones con el número de autores superior a 1.000 o el número de entidades superior a 10. ¿Cómo lo valora?

Negativamente. Todos los artículos redactados en colaboración con colegas extranjeros en el marco de experimentos megacientíficos dejaron de tomarse en consideración. Hay que entender que en tales colaboraciones puede participar tanto un científico de la universidad que trabaja a tiempo parcial como unos 20 científicos que trabajan a tiempo completo en la universidad. El último es nuestro caso. Por ejemplo, el grupo de autores de los artículos escritos en el marco del experimento ATLAS (uno de los cuatro principales experimentos con el Gran Colisionador de Hadrones en la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) incluye de 15 a 20 empleados de la Universidad Nacional de Investigaciones Nucleares MIFI.

Fuente: <http://mundo.sputniknews.com/> 
Publicar un comentario