30 de septiembre de 2015

Copyright, un agujero de 90 años en nuestras memorias

Este gráfico representa los libros impresos en venta en Amazon segmentados por década; si uno mira con detalle el gráfico va a ver que hay a la venta el doble de títulos publicados en 1850 que en 1950 y la misma cantidad de títulos de 1870 que de 1990 ¿que explica este gráfico extraño y sin sentido? las constantes extensiones al copyright que lo llevan actualmente a unos 90 años promedio creando un agujero en nuestra “memoria” que solo empobrece nuestra cultura porque no se alinea a la escala comercial de los grupos editoriales.

Para ponerlo simple; cualquier libro impreso antes de 1923 está hoy en el dominio público y por eso se puede encontrar en un promedio de 4 editoriales diferentes y con varias ediciones, anotadas, analizadas o simplemente ilustradas… creando variedad y riqueza en nuestra cultura escrita.

Los libros impresos luego de esa fecha tienen un “propietario de derechos de autor” lo que implica buscarlo, negociar un pago, definir la tirada, publicación y detalles que las editoriales chica NO PUEDEN afrontar y que las editoriales grandes NO QUIEREN afrontar porque su escala de costos necesita de grandes ventas para generar ganancias.

La ironía del copyright:
“El Copyright se correlaciona significativamente con la desaparición de las obras en lugar de con su disponibilidad,” … “Los editores no parecen dispuestos a vender sus libros en Amazon por más de unos pocos años después de su publicación inicial. El derecho de autor impide su reimpresión [aunque nadie los publique efectivamente], siempre que tengan un propietario”.
Creando de esta manera un hueco en nuestra memoria y dejando en “circulación” únicamente los libros que son best-sellers o clásicos y relegando aquellos que no son rentables en grandes cantidades; lo cual es una lástima.

Imaginen la posibilidad de una ley de Copyright que permita la reimpresión de títulos que nadie imprime en tiradas normales por un plazo de digamos ¿1 año? estoy seguro que siempre hay un mercado para algunos libros que con las décadas son redescubiertos por autores que los usan para construir obras nuevas sobre esa base de conocimiento.

El paper de Paul Heald publicado por The Atlantic es una muestra del agujero en la construcción de cultura que creó el copyright que, al nacer, tenía sentido (y apenas 14 años de extensión) antes de convertirse en algo que sobrevive a los autores aún 70 años luego de su muerte física.

Fuente: <http://www.uberbin.net/> 
Publicar un comentario