6 de mayo de 2016

Granada coloniza el Google científico

La Universidad se aúpa como la primera andaluza en un ranking que mide los documentos en este buscador especializado

La Universidad de Granada cuenta con un total de 20.000 registros de revistas y artículos, incunables y legajos históricos en Google Scholar, el buscador específico que se reserva en la red a los documentos científicos validados. Están en el repositorio institucional de la Universidad de Granada (Digibug) con el que se han situado en el puesto 87 de los 2.205 de todo el mundo incluido en un ranking que elabora el Laboratorio de Cibermetría del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

María José Ariza Rubio, directora de la Biblioteca Universitaria de Granada, ha comentado a este respecto que «seguimos trabajando en lograr que Digibug sea el instrumento de visibilidad de la producción científica generada en la Universidad de Granada».

Desde su creación en 2009, sobre la base del trabajo de digitalización de documentos que se había realizado en la institución académica granadina, nunca ha dejado de ascender en esta clasificación del CSIC en la que en la actualidad se sitúa entre las diez primeras universidades españolas.

Si en 2010, la Universidad de Granada se situaba en el puesto 384 de 800 en el ranking que mide su presencia en el Google científico, hoy está más cerca de conquistarlo en el puesto 87 de 2.205 repositorios de instituciones de todo el mundo.

Según ha explicado María Ángeles García Gil, jefa de servicio de Documentación Científica de la Universidad de Granada, de los 32.000 registros que tiene el repositorio granadino, unos 15.000 son documentos de investigación y revistas científicas, mientras que unos 14.000 se corresponden con manuscritos e incunables de siglos pasados, ya digitalizados, pertenecientes en su mayor parte al fondo cultural ubicado en la sede histórica del Rectorado en el Hospital Real.

Lo diferencia de otras instituciones académicas el hecho de que puedan enriquecerlo profesores e investigadores autorizados para subir la información en el sistema. Eso lo convierte en «un proyecto de la Universidad más que de la biblioteca» en palabras de García Gil.

Autor: Diego Márquez
Twitter: <@vivoensingular>
Fuente: <http://sevilla.abc.es/>
Publicar un comentario